Wednesday, September 27, 2006

L'Olla d'Altea

Si tengo que pensar en algún sitio que sea especial para mí, sin duda alguna Altea es el lugar ideal. Es un pueblecito que está en la costa de levante. Si te diriges hacia Altea, nada mas entrar en el pueblo puedes observar su iglesia...


Se ve preciosa tanto de día como de noche...


Si sigues la carretera y atraviesas este precioso pueblo, pasarás por Cap Negret e inmediatamente después llegarás a l'Olla, sus playas son estupendas para poder nadar, bucear, hacer windsurf, esquí acuático... vamos las delicias del mar, porque son playas de piedras y rocas, las mejores. Justo en frente de l'Olla está su islote, el cual la caracteriza, se llama la "Illeta", normalmente los bañistas acuden en barco para disfrutar con más tranquilidad del mar, aunque hay veces que hay incluso más barcos y bañistas que en la propia playa, jajajajaja Aunque siempre queda el recurso de ir a los acantilados, los cuales tampoco tienen desperdicio alguno.


L'Olla ha cambiado mucho desde que yo era una niña, han edificado increíblemente, si vas en barco y observas la costa es monstruoso lo que han hecho, hay apartamentos por doquier, un hotel gigantesco... la verdad es que es sorprendente como se ha transformado a lo largo de los años. Un ejemplo de ello es la urbanización Altea Hills, en esta foto tomada del minipuerto que hay entre Cap Negret y l'Olla se puede observar la ilumación de la urbanización en la montaña...


El año pasado tuve el gran placer de poder disfrutar una semana en el apartamento de mis tios, mil gracias,


desde la terraza hay unas vistas increíbles, tienes el mar a escasos metros, un lujazo que muy pocos pueden disfrutar


y el pueblo a unos minutos andando, cosa que hice en varias ocasiones para poder subir al mirador que se encuentra a poco metros de la iglesia,


o el puerto o simplemente pasear en tranquilidad. La verdad es que es más satisfactorio bajar que subir, jejeje pero el poder disfrutar del casco antiguo del pueblo es lo más gratificante, esas calles estrechas, esas casas blancas típicas de la costa mediterránea, sin querer se me agolpan en la cabeza recuerdos y sensaciones vividas en este lugar... La explicación es muy sencilla, la familia de mi padre ha veraneado aquí desde que eran muy pequeños, por lo que mi padre conoce a mucha gente tanto del pueblo como asiduos veraneantes que vienen de todas partes desde Valencia a Barcelona como del extranjero (alemanes, franceses, ingleses, ...).

La casa donde solían veranear está en la actualidad realmente estropeada, cosa la cual que me entristece... pero así son las cosas...


La verdad es que tengo innumerables fotos y un montón de anécdotas, puesto que voy todos los años en cualquier época, pero enseñarlo todo y contarlo todo es prácticamente imposible así es que termino diciendo que sin duda alguna recomiendo a todo el mundo una visita... desde luego querrá volver y disfrutar de este sitio tan especial.

2 comments:

Nury said...

llegará el dia en el que se puedan pasar temporadas allí como lo hizo nuestro pagre??? ojalá....

martuky said...

A ver si es posible... no? sister of mercy? ains...